El Espejo

IZQ: F/18 – Exp 5 seg – ISO800 – Dist. Focal 56 mm – DER: Imagen producida por Scanner

Riestra nos llama por teléfono para que lo saludemos por su cumpleaños, después de muchos meses nos volvemos a ver los 6, ahora atomizados en la pantalla del celular.

Hacemos una reunión mas para darle forma al proyecto que veníamos planeando para este año, a esta altura esperamos que por lo menos se concrete los primeros meses del 2021. Finalmente lo conozco a Martin a través de la pantalla.

Renzo me escribe por whatsapp mientras nos vemos en la clase de Iluminación y cámara, cursamos juntos 3 materias. Nunca nos vimos en persona, pero charlamos bastante de nuestros días.

Soplo la velita mientras un murmullo superpuesto intenta cantar el feliz cumpleaños. No se si terminaron de cantar pero las soplo igual. Espero que el zoom decida por nosotros cuando terminar la llamada, no es que no quiera verlos y compartir este cumpleaños. Pero asi por la pantalla me genera un poco de angustia.

Cuando intento sacarme un autorretrato pienso que imagen quiero mostrar de mi y me pierdo en el pensamiento de como hacer que sea lo mas honesto posible. ¿Puedo yo autorretrarme así? Tengo que sacarme una foto que hable de mi en general o en particular del ahora. ¿Es honesto crear esa imagen sin pensar en lo que siento hoy?

Intento sacar la foto varias veces. Pongo el temporizador y corro delante de la cámara. Cuando corro esos pocos metros pienso en cómo hacer para que no salga una posee si solo pienso en lo próximo del disparo.

Me canso y abandono esa idea.

Vuelvo a pensar en el contexto. En la redes sociales, en las video llamadas, en todos los dispositivos que nos rodean. Pienso en cómo me ven los dispositivos, se suponen que tienen una visión objetiva de lo que reproducen o por lo menos así lo creemos y por eso nos entregamos a ellos.

Resolví entonces investigar con el aparato mas automático y que menos podía manipular, el escáner. Fui hasta él y apoyé mi cara, como cuando era niño. La escanee varias veces. Pero no alcanzaba para saber realmente cómo me veía. Entonces coloque la cámara frente a mi con una larga exposición en la oscuridad del cuarto. La única luz era la del escanear copiando mi cara y a la vez iluminando el sensor de la cámara.

El resultado que obtuve me conmovió. La relación de la oscuridad y la luz que ilumina mi cara representa bastante mi sentir en esta cuarentena. En la imagen producida por la camara se ve cierta tranquilidad. La serenidad de acostumbrarme a la incertidumbre. La calma de saber que mi posición socioeconómica me permite estar seguro y la oscuridad que me produce esta calma. En la imagen del scanner veo mi perfil casi aplastado contra el vidrio, como la presión de la realidad. La definición de lo que esta cerca y enseguida la perdida de esa definición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: